lunes, 2 de abril de 2007

Joven con maduro

Muchos gays tienen clarísima su preferencia por gente mayor que ellos; y viceversa, preferencia por gente mucho más joven. A veces son relaciones con una diferencia de edad de más de 20 años. Con lo que uno podría ser el padre del otro. ¿Se está buscando realmente eso? ¿Qué dificultades tienen estas relaciones?
Es claro que cuando un chico de dieciséis busca a un hombre de 40 para formar pareja, esa relación va a tener muchos componentes de una relación paterno-filial. En lo sexual pueden ser amantes del mismo nivel, pero en el resto de su personalidad, la diferente madurez de cada uno, y el momento vital por el que están trascurriendo les van a hacer vivir unas tensiones tremendas por las discrepancias de intereses y necesidades. Mientras el maduro puede estar pasando por su crisis de los cuarenta y se replantea su vida (de la que siente que ha recorrido gran parte) buscando estabilizarse; el joven está en plena ebullición de su adolescencia, y está experimentando su entrada en la vida, sus comienzos en muchos temas: relaciones adultas, sexo, estudios superiores o trabajo, abandono de la casa paterna, independencia...
Con el amor no basta, ni con el sexo placentero que se pueda disfrutar; se dan problemas que a veces se parecen más a los que tiene un padre con su hijo adolescente: irresponsabilidad del más joven, excesivo espíritu de riesgo, no planificación o previsión de las cosas, errores o fallos por falta de experiencia, cierta impulsividad...O rebeldía del joven ante la actitud educativa del mayor que puede tener la tentación de pasarse intentando moldear al otro a su gusto, o mostrándose sobreprotector.
Es necesario armarse de paciencia y de ganas de dialogar; encontrar soluciones pactadas a los diferentes conflictos que puedan ir surgiendo, por las diferencias de necesidades. Ni el mayor puede estar siguiendo al joven por todos los “after” hasta el agotamiento, ni el joven va a “envejecerse” prematuramente, adaptándose a los gustos y ritmos del mayor, que pueden ser más sedentarios. Creo que es importante que cada uno conserve su inserción en su franja de edad, y que vista, hable, se relacione, con y como los suyos. Que no se aíslen a causa de esta relación y dejen de impregnarse de lo que les toca vivir por la edad. Aunque luego se enriquezcan con incursiones al mundo del otro.

enero de 2004
(publicado en Zero 61)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

YO TENGO 30 Y ANDO CON UN SEÑOR DE 67, ME ENLOQUECE Y LA PASAMOS DE MARAVILLA

Mujer Fatal dijo...

La madurez no se mide con años...
no se puede generalizar tal relaciòn filial, podrias investigar a fondo la otra cara de la moneda, en la homosexualidad y heterosexualidad existe un mar de posibilidades...

Mercedes dijo...

Yo creo que esto de la edad es otra barrera en ocasiones discriminatoria y casi siempre muy marcada hacia la mujer. Ayer lo pensé bastante cuando veia un programa sobre cine y la presentadora hablaba de una pilicula de Sigourney Weaver. Cada cuatro comentarios recordaba que la weaver ya tenía 60 pero que parecía "lejos del retiro". Eso dificilmente lo dirían de un hombre.

En las relaciones de pareja conozco mucha gente con diferencias notables de edad y no hay esquemas rígidos cada cabeza es un mundo. Dos de mis mejores amigos se llevan poco más 20 años, uno es un tarambana que quiere pasarse la vida de bar en bar y el otro es una persona tranquila que le gusta más bien estar en casa, la charla con los amigos y meterse temprano en la cama. El tarambana ronda los 55, el sosegado apenas supera la treintena...

Desde que llegué a España noto una cierta obsesión con la edad y algunas veces siento que son muy rígidas las separaciones en cuanto a grupos por edades. No se si es por haber tenido siempre una profesión muy liberal, en mi país solía tener un grupo amplio de amistades que soliamos ir de marcha con frecuencia y todos nos llevábamos de maravilla y entre la persona mayor del grupo y la menor habría unos 30 años, aquí esto es más dificil.

Anónimo dijo...

Yo creo que la edad no es un problema,se puede ser joven y llevar una vida tranquila o ser maduro y estar todo el dia de marcha depende de cada uno.yo tengo 31 y estoy enamorado de un hombre de 50 pasamos mucho tiempo en casa y no echo de menos para nada la vida de baretos y discotecas que podia llevar con gente de mi edad,me siento mas comodo asi y aunque el me dice que salga con mis amigos de fiesta y eso a mi me apetece mas y me siento mejor estando en casa viendo una pelicula o hablando con el que todo el dia por ahi de juerga.yo no lo veo como un problema y si lo es es del que piensa que un joven debe estar con jovenes y un maduro con maduros cada persona busca la gente con la que se siente mejor tengan la edad que tengan.